Cadena de valor de Coca Cola/SABMiller aporta US$21 millones en Zambia y US$83 millones en El Salvador.

Coca Cola Light

Cortesía de Coca Cola.

Fuente: Revista Summa Lunes, 12 de Septiembre de 2011 15:16 (modificado)

La cadena de valor de Coca-Cola / SABMiller reportó un estimado de más de 3.741 puestos de trabajo formales e informales en Zambia y 4.244 puestos de trabajo formales en El Salvador, según Oxfam América.


Oxfam América, que ayuda y desarrolla ideas para crear soluciones duraderas contra la pobreza, el hambre y la injusticia, brinda recomendaciones a estas empresas para que apliquen programas en sus procesos, de manera que los habitantes de la zona se vean beneficiados.

Zambia y El Salvador fueron escogidos para este estudio debido a su diversidad socio-política y sus importantes industrias azucareras, lo que permitió echar un vistazo al interior de toda la cadena de valor de Coca-Cola / SABMiller, desde los productores agrícolas, hasta las embotelladoras y los consumidores locales.

El estudio Explorando los vínculos entre las empresas internacionales y la reducción de la pobreza, de Oxfam America, apunta que en 2008 los efectos macroeconómicos de la cadena de valor de Coca-Cola / SABMiller revela que su Valor Añadido Bruto (VAB) en 2008 fue de unos US$21 millones en Zambia y US$83 millones en El Salvador. Además, las plantas embotelladoras, distribuidores y minoristas de SABMiller aportan una porción significativa de los impactos. En El Salvador, Industrias La Constancia es responsable de casi el 20% de los impactos totales sobre el VAB, mientras que la distribución y las ventas minoristas dan cuenta de de casi el 50%.

En ambos países, los empleos formales vinculados a la cadena de valor de Coca-Cola / SABMiller se encuentran en los suministros no agrícolas, el envasado, la distribución y las ventas. Sin embargo, como en muchos países en desarrollo, la mayoría de los puestos de trabajo en la cadena de valor se encuentran en el sector informal, ya sea en la zafra de la caña de azúcar o en la venta minorista de los productos de Coca-Cola.

Además, este sistema está conformado por un considerable sector de pequeños minoristas en ambos países, con unos 64.000 puntos de venta en El Salvador y unos 25.000 en Zambia. Debido al tamaño relativamente pequeño de la economía y una débil base de suministro en algunas circunstancias, las compras de éstos, en los dos países, se hacen ya sea regional o internacionalmente.

En Zambia, un estimado de 3.741 puestos de trabajo se crean directa e indirectamente por la cadena de valor de Coca-Cola/SABMiller. Esto implica que por cada empleo generado directamente por el sistema de Coca-Cola/SABMiller en Zambia, se crean en la economía un estimado de 9,5 puestos de trabajo adicionales.

Este multiplicador pretende estimar no sólo el empleo del sector formal, sino también el empleo en el sector informal. En El Salvador, la cadena de valor de

Coca-Cola/SABMiller ha creado unos 4.200 puestos de trabajo en la economía formal, lo que representa aproximadamente el 1% del total del empleo formal en el país.

Los multiplicadores de empleo implican que por cada empleo directo creado directamente por el sistema de Coca-Cola/SABMiller en El Salvador, se crean en la economía un estimado de 2,52 puestos de trabajo adicionales. Este multiplicador se refiere sólo a puestos de trabajo directos e indirectos en la economía formal y excluye al empleo informal.

Si desea leer más sobre Explorando los vínculos entre las empresas internacionales y la reducción de la pobreza descargue aquí.

Medios de vida y cadena de valor

La cadena de valor de Coca-Cola/SABMiller mantiene a miles de puestos de trabajo en ambos países, pero su calidad varía de forma significativa; los del sector formal de la cadena de valor, sobre todo en las plantas embotelladoras de SABMiller, son relativamente buenos en cuanto a estabilidad, salario y prestaciones.

Los del sector informal no están regulados y se caracterizan a menudo por la disponibilidad estacional, los salarios bajos y la falta de prestaciones. Sin embargo, proporcionan oportunidades vitales de subsistencia debido a que las oportunidades de empleo formal son escasas. Coca-Cola contrata a firmas de auditoría independientes y ONG para evaluar si los lugares de trabajo de sus proveedores y socios embotelladores cumplen con las normas laborales y ambientales vigentes como se indica en los Principios Rectores para los Proveedores.

En 2008, Coca-Cola auditó a 1.818 de un total de 4,224 proveedores. Las plantaciones azucareras no son auditadas como parte del programa formal de auditoría de La Compañía Coca-Cola. Los trabajadores de la zafra y sus ayudantes se encuentran entre los más vulnerables dentro de la cadena de valor de Coca-Cola/SABMiller en ambos países y los de algunas plantaciones de caña de azúcar, en pequeña escala, a menudo carecen de acuerdos contractuales formales y el empleo es estacional.

"Estos trabajadores necesitan con urgencia los ingresos que reciben, pero la falta de supervisión pública significa que, en algunos casos, no logran ganar ni siquiera el salario mínimo. Muchos de ellos carecen de acceso a los servicios médicos para el tratamiento de lesiones que pudieran sufrir por no utilizar ropa adecuada para realizar su trabajo", puntualiza el informe.

La distribución y la venta minorista de Coca-Cola genera oportunidades vitales de autoempleo y empleo en ambos países. La venta al por menor ofrece oportunidades a grupos tradicionalmente excluidos del empleo, como las mujeres y personas mayores. Sin embargo, los empleados de algunos canales de distribución y pequeños minoristas son informales, y sus ingresos a menudo se aproximan o son menores al salario mínimo local.

Coca-Cola y SABMiIIer buscan fortalecer la capacidad en ciertos puntos de la cadena de valor a través de la prestación de asistencia técnica y programas de crédito. Por ejemplo, Zambian Breweries ha puesto en marcha un programa para impulsar habilidades empresariales en puntos de venta, donde los representantes de ventas asesoran a los minoristas para mejorar sus habilidades de negocios. Del mismo modo, los empleados de los ingenios azucareros en El Salvador y la planta embotelladora Industrias La Constancia reciben capacitación técnica, mientras que los minoristas reciben igualmente capacitación de

negocios. En algunos casos, donde los empleados no están sindicalizados (por ejemplo, en el ingenio Central Izalco, en El Salvador), igualmente reportan estar satisfechos con las condiciones de trabajo.

Oxfam cree que la falta de relaciones de trabajo formales entre los trabajadores y la gerencia, en varios puntos de la cadena de valor, puede limitar el potencial de diálogo o acción colectiva para modificar las políticas y prácticas para garantizar que las normas laborales se apliquen adecuadamente.

Impactos ambientales: Enfoque sobre el agua y el reciclaje

El mayor uso en la cadena de valor de Coca-Cola/SABMiller se da en la producción del azúcar. A nivel mundial, el sector agrícola utiliza el 70% del agua

dulce, en comparación con el 20% utilizado por la industria.

Las plantaciones de caña a menudo utilizan el riego por inundación, y el procesamiento de la caña de azúcar requiere de agua para su limpieza. Tanto en Zambia como en El Salvador, grandes partes de la cadena de valor se encuentran cerca de fuentes de agua que sirven para múltiples propósitos: domésticos, agrícolas e industriales.

Los temas principales que caracterizan el debate del agua son: el acceso en Zambia y la escasez en El Salvador. En Zambia, el uso del agua asociado con el aumento de la producción de caña de azúcar está dando lugar a conflictos. En ambos países, este estudio reveló la primordial importancia de un diálogo abierto y transparente con las comunidades sobre el agua. Tanto Industrias La Constancia como Zambia Breweries entablan un diálogo regular sobre este

tema con las comunidades aledañas a las plantas embotelladoras de SABMiller.

Se están realizando esfuerzos a través de la participación de La Compañía Coca-Cola en Bonsucro, antes conocida como la Iniciativa para una Mejor Caña de Azúcar, para desarrollar un estándar y un sistema de certificación para la producción sostenible de azúcar y etanol derivado de la caña de azúcar.

Coca-Cola ha puesto en marcha proyectos piloto destinados a beneficiar tanto al productor como al medio ambiente, incluyendo El Salvador. Las plantas embotelladoras de SABMiller en ambos países están en diálogo con las comunidades en torno al tema del agua.

El tratamiento completo de las aguas residuales por ambas plantas de embotellado ha sido bien recibido por sus comunidades, particularmente en El Salvador, donde las plantas municipales de tratamiento de agua son insuficientes.

El debate sobre el tratamiento de aguas residuales con la comunidad incluye también otros problemas locales, tales como la reforestación, las necesidades de financiación y contratación local en la planta embotelladora. En Zambia, la planta ha proporcionado torres de depósito con agua potable gratuita a los habitantes.

Aunque las plantas embotelladoras y muchos proveedores de la cadena de valor tienen programas de reciclaje, su alcance es limitado; lo que buscan proactivamente es dinamizar las industrias recicladoras a nivel local; por ejemplo, la Zambian Breweries le ha propuesto al Concejo Ambiental de Zambia establecer una organización para comenzar a reciclar de manera más sistemática.

Acciones puntuales de las compañías

Algunas de las labores que SABMiller realiza para ayudar con el bienestar de las comunidades y contribuir con el ambiente son: reducir el consumo de energía y la huella de carbono, reutilizar los envases y trabajar a favor de una operación sin desperdicios. Además fomentar el desarrollo empresarial en sus cadenas de valor, contribuir a la reducción del VIH/SIDA y respetar los derechos humanos.

Producto de estas acciones micro, pequeñas y medianas empresas existen en las economías informales de Zambia y El Salvador y aparecen en la cadena de valor de Coca-Cola/SABMiller, incluyendo agricultores, abastecedores, distribuidores, comerciantes al por menor y recicladores de desechos.

"Hoy más que nunca, está claro que los problemas sociales más urgentes del mundo–desde la pobreza hasta la salud y la educación–no pueden ser

resueltos solamente por el Estado. El Gobierno, la sociedad civil y las empresas deben unirse y crear propuestas innovadoras para ofrecer soluciones duraderas a tan difíciles retos", dijo Muhtar Kent, Presidente y Director Ejecutivo de Coca-Cola.

Kent reforzó que Coca-Cola se ha enfocado en la gestión de: cuencas hidrográficas, el acceso al agua potable, el reciclaje, el desarrollo de pequeñas empresas y operaciones de socorro en casos de desastre. "Estas asociaciones se desarrollan a través de nuestras iniciativas en todo el sistema para crear un cambio positivo en el mundo en cuatro áreas claves: agua, embalaje y reciclaje; clima y comunidad", dijo el alto ejecutivo.

Estas empresas proveen oportunidades vitales para empleos independientes en áreas pobres, particularmente para mujeres, en donde las oportunidades de empleo formal son escasas.

Pobreza en el mundo

El Banco Mundial estima que alrededor de 1.400 millones de personas viven por debajo del umbral internacional de pobreza, con US$1,25 por día, los cuales equivalen aproximadamente a un cuarto de la población del mundo en desarrollo, afirma el documento Explorando los vínculos entre las empresas

internacionales y la reducción de la pobreza, de Oxfam America.

A pesar de que se ha destinado enormes cantidades de ayuda y que en 2009 se alcanzó niveles récord, aún existe un déficit de financiación de US$20.000 millones en relación con la ayuda de los objetivos convenidos por el Grupo de los Ocho (G8) hace cinco años. Oxfam América también destaca la enorme inversión sector privado como motor primario del crecimiento económico y ha contribuido significativamente a la reducción de la pobreza. "Las empresas ofrecen puestos de trabajo y servicios vitales y pagan impuestos que ayudan

a financiar los servicios públicos", destaca el mismo informe.

Este mismo reconocimiento del trabajo en la reducción de la pobreza pasa por trabajar directamente con las comunidades en las que operan. Algunas han adoptado un enfoque más estratégico del desarrollo, incluso han transformado su cadena de valor, a una más inclusiva.

Acciones de Oxfam para el desarrollo

- Asumir la responsabilidad de sus impactos económicos, políticos y sociales sobre la pobreza, a través de sus cadenas de valor y esferas de

influencia.

- Evitar impactos negativos, incluyendo la violación de los derechos humanos, con especial atención a las mujeres y las comunidades vulnerables.

- Evaluar e informar sobre sus impactos de manera transparente y participativa.

En su caso, y de forma transparente, utilizar toda su gama de influencias para promover mejores prácticas y políticas a favor de los pobres con el Gobierno y la

industria.

- Buscar oportunidades para involucrar a proveedores locales en sus cadenas de valor, empoderar a las mujeres e innovar con nuevos productos, servicios y formas de hacer negocios para hacer frente a los desafíos del desarrollo.

- Generar procesos participativos y responsables con las partes interesadas en todas sus operaciones y cadenas de valor.

Acerca de Coca-Cola y SABMiller

Coca Cola vende sus productos en más de 200 países y registra un consumo global de cerca de 1,7 mil millones de raciones cada día. Hace tres años, la compañía lanzó la campaña Viviendo Positivamente TM, un marco de sostenibilidad global que forma parte de todos los aspectos del negocio de Coca Cola.

Por otra parte SABMiIIer es una fábrica internacional de cerveza y una de las mayores embotelladoras de productos Coca-Cola en el mundo.

Detalle de imágenes
Noticias relacionadas