Panamá: planta de etanol empezará con 12 millones de litros en 2013

Fuente: Panamá América Lunes, 03 de Septiembre de 2012 08:36

Alcoholes del Istmo ha invertido US$55 millones en el primer proyecto de combustible alternativo en Panamá.


A solo siete meses para que entre a regir la Ley 42 del 20 de abril de 2011, en la que a partir de 2013 se autoriza el uso de bioetanol como aditivo oxigenante en las gasolinas de 91 y 95 octanos, la industria panameña -como la de caña de azúcar- hace sus reajustes para atender la demanda de este nuevo negocio.

La ley estipula que la producción de biocombustibles en todo el territorio nacional será elaborada a partir de materia prima nacional de origen animal o vegetal. Al combustible, durante el primer año de entrar en vigencia la ley, será obligatorio adicionar 2% de bioetanol; en 2014, la mezcla aumentará a 5% y en 2016, la gasolina deberá contener un 10% del producto.

Pero este último porcentaje podrá ser aumentado por la Secretaría Nacional de Energía de acuerdo con los avances tecnológicos que se tengan.

Uno de los cultivos que serán utilizados para la elaboración de etanol es la caña de azúcar.

La empresa Alcoholes del Istmo preparó la siembra de 4.000 hectáreas de caña de azúcar exclusivamente para la producción de etanol. Además, tiene en etapa final la primera planta para la producción de este combustible alternativo para automóviles en Panamá, con un 85% de avance en el proyecto.

Henry Arosemena, gerente general de Alcoholes del Istmo, explicó que a la fecha la empresa lleva invertido unos US$55 millones para este proyecto ubicado en Herrera.

Arosemena añadió que de abril a diciembre del próximo año, uno de los compromisos de la empresa es llegar a producir 12 millones de litros de etanol; para el segundo año, la cifra de producción debe aumentar a 30 millones de litros, tal como lo establece la ley.

Hasta ahora es el único esfuerzo privado para producir etanol en Panamá.

Datos del Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) sostienen que hasta 2011 existían en el país 32.848 hectáreas de tierra sembradas de caña, pero únicamente dedicada a la producción de azúcar, alcohol médico y alcohol para consumo humano.

El Gobierno de Panamá trata de redirigir parte de la producción de la caña de azúcar para reducir la dependencia del combustible fósil, haciendo obligatorio el uso del etanol en la mezcla de la gasolina.

Solo entre enero a junio de este año, se consumieron en el país 69.905 millones de galones de gasolina de 91 octanos, un 7% más comparado al periodo 2011. Mientras, de la gasolina de 95 octanos se consumieron 45 millones 607 galones, 8,1% más que en 2011, de acuerdo con la Contraloría.

Incentivos.

La ley en su artículo 13 establece que las empresas de capital nacional o extranjero que promuevan la producción, comercialización y uso de biocombustible con base en productos obtenidos en el territorio nacional y sin perjuicio a lo establecido, gozarán de un incentivo equivalente al 20% del valor de la materia adquirida por un periodo de cinco años, a partir del inicio de la producción. El incentivo será tramitado -dicta el mismo artículo- conforme a lo establecido en la Ley 76 de 2009, en relación con el Certificado de Fomento Industrial.

Adicional, la compra de bioetanol y biodiésel como combustibles alternos generará un crédito fiscal de 60 centésimos por galón, utilizado para compensar el pago del impuesto al consumo de combustible y otros derivados del petróleo, y será intransferible.

Biodiésel.

En el país ya existen empresas que han apostado reemplazar el búnker por el biodiésel, como es el caso de Panamá-Boston.

La compañía, en 2005, dio el anuncio de un proyecto en el que produciría su propio biodiésel a base de aceite vegetal y para consumo humano. La inversión de la empresa para un reactor de biodiésel giraba en los US$50.000.

Noticias relacionadas