Los países centroamericanos deben prepararse para una posible recesión mundial

12 enero, 2017
in Category: Economía
0 0

Los países centroamericanos deben prepararse para una posible recesión mundial

Los países centroamericanos deben prepararse para una posible recesión mundial

La historia reciente sugiere la probabilidad de otra recesión en un futuro cercano. Si así fuera, las restricciones fiscales podrían evitar una fuerte respuesta de política fiscal y monetaria comparable a la que tuvo lugar tras la última recesión.

Por Revista Summa.

Los países centroamericanos siguen siendo susceptibles a los reveses económicos internacionales y necesitan considerar políticas que contrarresten los efectos de una potencial recesión mundial, según un nuevo estudio del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés).

El informe External Shocks, Food Security, and Development: Exploring Scenarios for Central America (“Crisis externas, seguridad alimentaria y desarrollo: Explorando los escenarios para Centroamérica”) ​​examina las economías de cinco países de América Central—Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua—y descubre que las tasas de cambio flexibles constituyen una política crucial que permitió que las economías se recuperaran más rápidamente luego de una recesión. En este sentido, la falta de herramientas en materia de políticas monetarias deja a El Salvador excepcionalmente vulnerable.

«Entre los países examinados, la adopción del dólar como moneda nacional por parte de El Salvador limita su capacidad para responder a un impacto macroeconómico externo”, dice Eugenio Díaz-Bonilla, investigador sénior del IFPRI y autor principal del estudio. “Nuestro análisis descubrió que es preferible una tasa de cambio flexible, antes que una fija, para mantener el PIB per cápita frente a una presión económica negativa.”

La historia reciente sugiere la probabilidad de otra recesión en un futuro cercano. Si así fuera, las restricciones fiscales podrían evitar una fuerte respuesta de política fiscal y monetaria comparable a la que tuvo lugar tras la última recesión. “La gama de políticas es relativamente limitada”, sostiene Díaz-Bonilla, “pero una respuesta de demanda agregada que incluyera una combinación de inversiones públicas y reducciones impositivas aumentaría el PIB per cápita, mientras que se necesitaría también efectuar transferencias directas a los pobres”.

El estudio plantea un escenario con una desaceleración del crecimiento mundial, una baja en los precios de las commodities y una caída en las remesas y los flujos de capital hacia países centroamericanos con una severidad del 50% menor a la de la crisis de 2009. Los investigadores sugieren que, en esas circunstancias, una combinación de políticas podría ayudar a amortiguar el impacto.

De acuerdo con Valeria Piñeiro, coordinadora de investigaciones del IFPRI y coautora del informe, “las transferencias directas a los pobres tendrían poca influencia en el PIB per cápita promedio en este escenario, pero sería de gran importancia para ayudarlos a afrontar el golpe”.

El estudio subraya que estas medidas tendrían la mayor efectividad si se implementaran en conjunto con ajustes monetarios. Los autores también señalan que, para la mayoría de los países, la flexibilidad de las tasas de cambio aceleraría la recuperación, pero que El Salvador sería incapaz de una respuesta adecuada sin fondos externos.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos