Facebook icon logo Twitter icon logo Google+ icon logo YouTube icon logo LinkedIn icon logo RSS icon logo

Suscríbase al Newsletter

X Cómo hacer equipos estrella

Cómo hacer equipos estrella

Reciba gratis en su correo este artículo de Harvard Business Review al suscribirse a nuestro newsletter diario.

Rumores, amenaza de la productividad en oficinas

Buen jefe

Foto cortesía de Websense.

Fuente: El Economista (México) Lunes, 09 de Abril de 2012 17:25

Según la consultora Crecimiento Sustentable, el rumor es una de las estrategias más recurrentes para desacreditar en la oficina y se ubica en los primeros sitios de desmotivación laboral, incluso sobre bajos salarios y falta de reconocimiento.


En su estudio denominado “Emociones y trabajo”, la empresa destaca que el rumor es una estrategia de rechazo empleada por igual por hombres y mujeres.

Mientras ellos se centran en cuestiones laborales como ineptitud, poca responsabilidad y errores, ellas aluden cuestiones personales tales como “mala madre”, fracaso conyugal e incluso falta de atractivo.

Los anteriores son tópicos que “enrarecen el clima laboral y bajan la productividad”, expuso la consultora en un comunicado.

La forma en que se desarrolla el rumor parte de un error mínimo e incluso de mentiras que se difunden a través de los líderes de opinión informales y “una vez que se echa a andar el rumor, crece y cualquier comentario o acción de la víctima refuerza el estereotipo inadecuado”, dijo el director de la consultora, Alfonso del Valle.

Señala que al ser una herramienta “aparentemente inofensiva”, las víctimas no saben cómo manejar esta hostilidad que incomoda y genera incompetencia por nerviosismo y acecho.

De acuerdo con la investigación, a medida que existen más víctimas o se vuelven más recurrentes los ataques, el centro de trabajo se convierte en una amenaza para todos y se actúa con tanta cautela que las ideas no se expresan y los planes se truncan bajo el riesgo de ser una nueva víctima.

Del Valle sostuvo que en ese momento aparece el miedo en la organización y las decisiones se postergan, se actúa conforme a la tradición y se cierra el personal a nuevos procesos e ideas. “Todos se sienten vigilados y ridiculizados; el temor es el peor sentimiento que puede tener una compañía”, advierte el directivo.

Detalle de imágenes
  • Buen jefe
    Buen jefe

    Foto cortesía de Websense.


Noticias relacionadas