Logre buena voluntad entre sus empleados

Buen jefe

Foto cortesía de Websense.

Fuente: CNN Expansión Jueves, 29 de Marzo de 2012 10:44

Descubra cómo mejorar su liderazgo para que las personas hagan lo que les pide de buena manera.


Cualidades que hacen a un líder

El liderazgo se puede definir como la capacidad de influir en las personas para que hagan lo que se les pide con buena voluntad, y una de sus principales características es el coraje, que puede desarrollarse con un conjunto de estrategias, de acuerdo con un artículo de la escuela de negocios Richard Ivey

El texto, publicado en la revista ExpansiónCEO de marzo-abril de 2012, explica que el liderazgo aplica desde el campo de batalla hasta los negocios, teniendo como denominador común un conjunto de características.

Características esenciales del liderazgo

Lealtad: Ésta debe demostrarse con sus superiores y, a través de ellos, con la organización. Al mismo tiempo, tiene que demostrarse con sus subordinados.

Conocimiento: Los líderes tienen que ser eruditos si quieren ser eficientes y exigir respeto de sus subordinados y superiores. El aprendizaje es un proceso continuo y ellos deben estar informados.

Integridad: Significa rechazar la posibilidad de engañar a los otros de cualquier manera, sin importar cuáles sean las circunstancias. Los líderes no intentan achacar a otros su responsabilidad por una mala decisión.

Coraje: Es el eje del liderazgo efectivo. Implica tener la fortaleza de carácter para persistir y aferrarse a las ideas a pesar de la oposición. Esto no lo restringe a su relación con el miedo, sino que se trata de tener la fuerza de carácter y la devoción para defender causas e ideas.

Según el artículo de la escuela de negocios, de todos estos atributos, el coraje es el más importante para un líder, ya que permite que se desarrollen los demás.

Entonces, ¿qué es el coraje? La mayoría de las definiciones son variantes de la del diccionario Merriam-Webster: "la fortaleza mental o moral para aventurarse, preservar y soportar el peligro, temor o dificultad".

Por lo tanto, un dirigente efectivo debe tener el coraje de analizar las situaciones de principio a fin y de aceptar la responsabilidad por las consecuencias de sus decisiones.

Cabe aclarar que el liderazgo es sumamente personal, por lo que debe surgir desde el interior del líder, donde reside el coraje real. Sin embargo, existen algunas estrategias para desarrollarlo. Conózcalas a continuación.

1. Demuestre carácter

Un líder debe tener coraje para estar al frente de sus subordinados. Para ello se debe guiar siempre por el dicho: "Nunca le pida a un subordinado que haga algo que usted no haría".

De acuerdo con un artículo de la escuela de negocios Richar Ivey, publicado en la revista ExpansióCEO, los subordinados buscan la tranquilidad que brindan los líderes a todo nivel.

Por ello es importante que, aun cuando pudieran estar dudosos, demuestren carácter y fuerza moral.

2. Asuma sus decisiones

Tanto en el campo de batalla como en la sala de juntas, el líder efectivo asume con valentía sus decisiones difíciles.

Para ello debe poseer y demostrar el nervio moral que facilita el coraje y que le da credibilidad.

La credibilidad toma mucho tiempo y esfuerzo en construirse, pero puede perderse en un segundo si un líder toma una decisión que es moralmente errónea.

Mantenga la disciplina

Cuando un subordinado hace algo incorrecto, el líder debe reaccionar de manera instantánea, con sentido de justicia, ante la situación que se presenta.

De acuerdo con un artículo publicado en la edición de marzo-abril 2012 de la revista ExpansiónCEO, en un entorno extremadamente violento es mayor el potencial de desintegración de la disciplina.

4. Garantice el respeto

El deber de un líder es garantizar activamente que se mantenga la dignidad y el respeto. Cuando no lo logra, puede llevar a la degradación de la disciplina, y seguidamente, a incidentes negativos.

Por ello, los líderes a todos los niveles deben establecer los estándares más altos, a través del ejemplo personal, para lograr el respeto de los demás.

No deben permitirse los comentarios despectivos ni negativos en su entrono de trabajo, que propician que se desarrolle y se incube el antagonismo.

Detalle de imágenes
Noticias relacionadas