El futuro de las Asociaciones Público Privadas en Nicaragua

6 junio, 2017
in Category: Legal
0 0

El futuro de las Asociaciones Público Privadas en Nicaragua

El futuro de las Asociaciones Público Privadas en Nicaragua

En países como México, España o Chile, aún con sus deficiencias, las APP se han convertido en un mecanismo eficaz para el mejoramiento de los servicios o la infraestructura

Por Revista Summa

No hay una definición unitariamente aceptada de lo que significan las Asociaciones Público Privadas (APP), por lo que tomaremos como referencia la definición del Banco Mundial, que en términos generales define las APP como: “un acuerdo entre el sector público y el sector privado en el que parte de los servicios o labores que son responsabilidad del sector público es suministrada por el sector privado bajo un claro acuerdo de objetivos compartidos para el abastecimiento del servicio público o de la infraestructura pública”.

Dicho lo anterior, el presente artículo tiene como propósito abordar las APP, desde una perspectiva de futuro para Nicaragua, haciendo un leve recorrido sobre las fórmulas que han generado desarrollo en otros países y que deben ser aplicadas en Nicaragua para obtener resultados positivos que permitan estimular nuestra economía.

La aprobación de la Ley No. 935, Ley de Asociaciones de Inversión Público Privadas aprobada por la Asamblea Nacional el 05 de octubre de 2016 y la correspondiente publicación de su reglamento por parte del ejecutivo el pasado 17 de marzo de 2017, provee a Nicaragua de un marco regulatorio que facilitará la obtención del financiamiento de futuros proyectos, atraerá la inversión tanto nacional como extranjera y creará nuevas fuentes de empleo.

En países como México, España o Chile, aún con sus deficiencias, las APP se han convertido en un mecanismo eficaz para el mejoramiento de los servicios o la infraestructura necesaria para el fortalecimiento de su economía, puesto que a través de las APP, se han implementado proyectos como aeropuertos, hospitales, puertos marítimos, autopistas, proyectos de transporte urbano o proyectos energéticos, que nunca hubieran sido posibles de no ser por la colaboración entre el sector público y el sector privado.

Asimismo, en países no tan lejos al nuestro como Guatemala y Honduras, se han desarrollado proyectos a través de las APP, en los cuales ya se pueden evidenciar resultados positivos. En el caso específico de Honduras, por ejemplo, la construcción, equipamiento, financiamiento, mantenimiento y operación de la nueva terminal de contenedores y carga de Puerto Cortés es toda una realidad, que ha permitido a nuestro vecino del norte mejorar su competitividad portuaria en solo 3 años de implementación y acceder a un compromiso de inversión de USD 624 millones durante un período de 10 años. Se espera además que con la ampliación de la terminal se generen alrededor de 1,000 nuevos empleos directos al alcanzar el 100% de la operación del nuevo puerto y unos 14,500 empleos directos durante la etapa de construcción. Además se generarán unos 31,500 empleos indirectos en la etapa de construcción y operación a lo largo de la concesión.

Esperamos que en Nicaragua ya con el marco legal de las APP aprobado, la inversión de una serie de proyectos que se encuentran en la agenda del Gobierno, pero que por falta de recursos no se han realizado, se puedan convertir en realidad, como es el caso del proyecto del ferrocarril de Managua- Masaya-Granada, la construcción de la carretera costanera del pacífico o la terminal de cruceros en San Juan del Sur, proyectos que sin lugar a dudas tendrán un impacto de importancia para el desarrollo de Nicaragua, indicó Luis Ramírez de la firma de abogados García & Bodán.

No obstante, aunque todos los actores interesados en el desarrollo de los proyectos al amparo de las APP, van a hacer su mejor esfuerzo para la obtención de financiamiento y formulación de proyectos con prontitud, es necesario que desde el primer proyecto se creen bases sólidas en las instituciones involucradas para asegurar una exitosa implementación de la Ley y su reglamento, por lo que se deberá tener debida diligencia en: i. garantizar que la ejecución de la Ley se ajuste a los principios de libertad de competencia, transparencia y seguridad jurídica que permita llegar a una asociación exitosa, ii. Saber diferenciar muy bien aquellos proyectos que política o socialmente serán mayormente demandados por la población, pero que no necesariamente serán auto sostenibles o subvencionables, y que podrían perjudicar tanto la estabilidad presupuestaria como el positivismo que actualmente tiene el sector privado en relación con las APP, precisó Ramírez.

En conclusión, la implementación de la Ley No. 935, Ley de Asociaciones de Inversión Público Privadas, y su reglamento dotará a Nicaragua de una herramienta tangible que permitirá robustecer la economía nacional, lo cual veremos evidenciado en los próximos años con proyectos de inversión tanto en infraestructura como en servicios, siempre y cuando los proyectos se realicen con la debida diligencia.

, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos