Construyen casas autosuficientes en Nicaragua

Fuente: Leonardo Coca / lcoca@revistasumma.com Lunes, 27 de Febrero de 2012 12:28 (modificado)

Un consorcio nicaragüense-alemán impulsa la construcción de casas que generan su electricidad y agua potable mediante energía solar.


El consumo de energía es un indicador importante para medir el progreso de un país, pero en países con economías en vías de desarrollo, como Nicaragua, es difícil cubrir la necesidad de suministrar energía y agua a costo razonable.

En este contexto, el desarrollo sostenible basado en el uso de energías renovables y limpias cobra relevancia, sobre todo al fomentar la autogeneración y el autoconsumo.

Paradise Smart Solar House, modelo de vivienda ecológica capaz de producir su propia electricidad y agua potable, empieza a ser promovido en Nicaragua por un consorcio de empresas privadas y agencias de cooperación del país centroamericano y Alemania.

Esta casa solar compacta, innovadora, económica y ecológica fue diseñada por la empresa alemana Tecnologías Electrónicas Selectas (SET GmbH, por sus siglas en inglés y alemán). Utiliza dos tipos de tecnología, solar fotovoltaica y solar térmica, para proporcionar la energía necesaria a los sistemas de bombeo, tratamientos de agua, climatización y agua caliente sanitaria.

La casa mide de 42,5 metros cuadrados. Dispone de salón, dormitorio, un baño equipado con lavabo, ducha y retrete, un área para cocina y una pequeña habitación técnica, que alberga todos los equipos de energía y agua.

Para instalar la primera casa ecológica en León se realizó una inversión de US$70.000, que sirvieron para comprar el lote, contratar especialistas alemanes, trasladar el contenedor con las partes de la vivienda y capacitar al personal nicaragüense.

Se buscan socios

La contraparte local del proyecto piloto fue la Empresa Nicaragüense Alemana (ENICALSA), firma dedicada a importar, vender, instalar, reparar y realizar el mantenimiento de equipos solares para aplicaciones como bombeo de agua, equipamiento de sistemas energéticos solares a centros de salud y escuelas en zonas rurales.

Con este proyecto piloto, ENICALSA ingresa al sector inmobiliario y emprende la búsqueda de socios locales para desarrollar urbanizaciones y proyectos turísticos cuyos sistemas de iluminación y agua potable funcionen con tecnologías basadas en la energía solar.

El Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) estima que en el país hacen falta al menos 900.000 viviendas; por esta razón la iniciativa empresarial de ENICALSA tendría aceptación en varios sectores de la empresa privada.

José Benito Rodríguez, uno de los principales ejecutivos de la compañía, confía en el desarrollo de este tipo de proyectos, pues la infraestructura turística en zonas alejadas es exigua; además en Nicaragua existen las condiciones mínimas para desarrollar proyectos cuyo suministro de energía eléctrica y agua potable sea mediante sistemas fotovoltaicos.

“Sustituyendo los materiales importados con los producidos en el mercado local, los costos de construcción de las viviendas ecológicas disminuirán. Lo único que se importaría serían los paneles y los sistemas electrónicos solares”, asegura Rodríguez.

Uno de los factores más importantes que propiciarían inversiones en sistemas de energías renovables es la Ley de incentivos para la industria turística (Ley 306), cuyo objetivo es otorgar incentivos y beneficios a las personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras que se dediquen a la actividad turística.

Jagwood+, uno de los principales consorcios madereros de la región centroamericana, aglutina a pequeños y medianos productores de bosques, intermediarios y fabricantes del sector maderero que ofrecen maderas tropicales de alta calidad, entre las que destacan caoba, guapinol, cedro real y pino caribe.

En el país también hay una floreciente industria metal-mecánica liderada por importantes fabricantes y proveedores de insumos férricos para la construcción, que están aglutinados en la Cámara de Industrias de Nicaragua (CADIN).

Con el uso de materiales locales e importando solo la tecnología fotovoltaica, una vivienda ecológica para una familia de cinco personas costaría de US$35.000 a US$50.000, dependiendo de la zona donde fuese construida y sus características arquitectónicas.

Si desea leer más lo invitamos a suscribirse a nuestra revista impresa o digital en Suscríbase

Noticias relacionadas