Facebook icon logo Twitter icon logo Google+ icon logo YouTube icon logo LinkedIn icon logo RSS icon logo

Suscríbase al Newsletter

X Cómo hacer equipos estrella

Cómo hacer equipos estrella

Reciba gratis en su correo este artículo de Harvard Business Review al suscribirse a nuestro newsletter diario.

Con alma de gamer

Paul Raines, GameStop

Paul Raines, GameStop

Fuente: Luis Diego Quirós, editor en jefe de corresponsalías Miércoles, 01 de Febrero de 2012 14:15 (modificado)

El costarricense Paul Raines lidera la industria mundial de videojuegos desde la compañía GameStop, que posee más de 6.600 tiendas.


¿Cree usted que su trabajo es difícil? Imagine lo “complicado” que sería trabajar en un lugar donde la función principal es probar los más recientes videojuegos y más aún si lo hace con sus compañeros de oficina mientras comen pizza.

Pues así es una parte de la vida laboral de Paul Raines, CEO de GameStop, la mayor cadena mundial de tiendas de videojuegos, con más de 6.600 locales. Por supuesto que su trabajo va más allá de sentarse y probar las novedades en la industria; diariamente debe combinar la ardua tarea de dirigir una firma presente en 17 países, con 45.000 empleados, que se debe reinventar constantemente.

De padre estadounidense y madre costarricense, Raines pasó su infancia y juventud entre Costa Rica y Estados Unidos. En el país tico tuvo la oportunidad de estudiar en algunas escuelas, pero, debido al trabajo de su papá (era marino), en la adolescencia y la época universitaria solamente visitaba Costa Rica durante las vacaciones de verano y se hospedaba en la casa de la abuela materna.

En ese tiempo llevó la vida cotidiana de los costarricenses: supo lo que era hacer fila en las instituciones públicas o pasar los fines de semana en las playas más cercanas a la capital costarricense. Esas simples experiencias le permitieron conocer más sobre sus raíces latinas. “Gracias a Dios tuve la ventaja de contar con una familia multicultural y que siempre dio prioridad a la educación para salir adelante”, señala en un perfecto español con acento costarricense, pese a tener más de veinte años de vivir en Estados Unidos.

De igual forma, considera que el estilo de vida sencillo y alegre de los ticos es parte fundamental de su posición en GameStop. “Es una empresa donde la sencillez y los valores son primordiales, y creo que esa cultura es acorde con mis principios y forma de ser”, agrega.

Con la posición 262 en la lista Fortune 500, GameStop obtuvo ingresos por US$9.470 millones en 2011. Vende los videojuegos más populares, hardware y accesorios en sus tiendas en Estados Unidos, Australia y Europa, así como en plataformas digitales.

La firma, con sede en Grapevine, Texas, compite con gigantes como Amazon, Best Buy y Walmart, pero, según Raines, para mantener el liderazgo en esta competitiva industria es necesario lograr un equilibrio entre innovación, creatividad, buen ambiente laboral y servicio al cliente.

Para llegar a la posición máxima en GameStop, Raines ha demostrado sus habilidades de liderazgo, así como su curiosidad intelectual; por eso debe actualizarse constantemente en tecnología, negocios y entretenimiento.

A sus 47 años, este ejecutivo tiene claro que GameStop es líder en el mercado de los videojuegos, pero reconoce que su misión en el corto plazo es la migración hacia las plataformas digitales. “El mundo de los videojuegos es una industria de movimiento constante. Estamos listos para iniciar cambios audaces desde el interior y responder de forma agresiva a los cambios externos”, añade.

Paul Raines conversó con Revista Summa sobre su trabajo en una de las empresas más importantes de Estados Unidos, así como sus ideas básicas para posicionar la industria tecnológica que crece en América Central.

¿Qué hace GameStop?

Es el líder mundial de ventas al detalle de videojuegos, software y hardware. Sin embargo, en los últimos dos años nos hemos convertido en una empresa muy digital. También vendemos productos por internet y en plataformas digitales. Manejamos plataformas de juegos casuales, descargamos juegos para PC, y tenemos un sitio web. Somos el detallista estadounidense con mayor presencia en Europa después de McDonald’s. Tenemos tiendas en casi todo el mundo.

¿Por qué ingresó a esta compañía?

Yo llegué hace casi tres años y medio. Antes estuve casi diez años en Home Depot y me costó mucho salir de allí.

Los fundadores de GameStop querían una transición de liderazgo y buscaban a alguien para la dirección ejecutiva. Entré como COO (Chief Operation Officer) y en junio de 2010 me promovieron a CEO.

Los fundadores, que son personas extraordinarias, están con todos los procesos de retiro. Richard Fountain ahora está en la junta directiva y Daniel A. DeMatteo está como presidente de la junta directiva.

¿Cómo logró el ascenso a CEO?

Esa decisión la toma la junta directiva. Como COO, una de las decisiones fue transformar a GameStop en una empresa híbrida y del futuro. Nuestra función es ser una firma que consolida juegos y que puede estar en muchas plataformas.

Otro aspecto es que yo me ajusto a la cultura de la empresa. Los costarricenses somos gente feliz. Como GameStop es una empresa feliz, todo se ha acomodado a la perfección.

Además estamos en un nicho de negocio muy interesante que necesita innovarse constantemente. En ese sentido, la junta sabe que soy muy agresivo cuando se trata de planes de crecimiento.

¿Cómo es el ambiente de GameStop?

Estamos muy cerca del consumidor. Además tratamos de adaptarnos y de seguir las tendencias de la industria y eso nos hace una empresa moderna.

También somos muy informales, en el buen sentido de la palabra. Considero que los ticos tenemos una cultura de sencillez y GameStop también lo es. Aquí no es tan importante el tema del estatus. Me hace mucha gracia que cuando llega la gente y pregunta por la suite del CEO, yo le enseño mi cubículo y no lo puede creer.

En esta compañía todos los empleados nos conocemos. Así lo han querido los fundadores; por eso una vez al mes hacemos un almuerzo en donde los empleados llevan los que consideran los mejores juegos y nos sentamos a comer pizza y a jugar.

Nuestro propósito como compañía es servir y atender al consumidor. Si bien el tema de la estructura es importante, la prioridad es el negocio y estar a la vanguardia.

Nos acordamos de que competimos con los más grandes en retail, como Walmart, Amazon, Best Buy y Toys“R”Us. Sin embargo, nuestra porción de mercado es la más alta: del 25% al 30% en Estados Unidos. Cuando tienes a esos gigantes detrás de ti, casi hay que ser un pirata para crecer.

¿Cómo se dirige una de las firmas de la lista Fortune 500?

Es como muchas cosas complejas en la vida. Se hace una labor a la vez y se trata con un cliente a la vez. Para lograr eso, uno tiene que rodearse de gente extraordinaria y mantener los valores.

En Costa Rica trabajé con una firma de consultoría que se llama Grupo Dando, cuyo principal principio es impulsar la congruencia con los valores. Con esa premisa, nosotros tenemos los valores muy claros y nos dan una base para operar: agresividad en innovación, respeto al empleado y servicio al cliente.

Otro punto es tener curiosidad intelectual. Es muy fácil encontrarse saturado, pero no se pueden dejar de lado la innovación y las novedades en la industria. En nuestras tiendas de Australia vi muchas buenas ideas y las traje a la operación en Estados Unidos; siempre aprendemos de nuestras subsidiarias.

La clave para manejar una empresa de este nivel es tener claro lo que es importante para el cliente, el empleado y el inversionista, y tratar de satisfacer a los tres al mismo tiempo.

¿Le gustan los juegos de video? ¿Cuál es su favorito?

Tengo muchas preferencias, pero juego mucho FIFA con mis hijos. He estado en Electronic Arts (EA Games) y no sabes cuántas veces le he dicho al presidente que por qué no está la selección de Costa Rica en este juego y también he pedido a Saprissa (el equipo costarricense de fútbol preferido de Raines). También me gusta Call of Duty, de la firma Activision, que vende millones de copias al año. Otro de mis favoritos es Uncharted 3, de Sony.

¿Se disfruta el trabajo con videojuegos?

Se tiene que buscar pasión en el negocio. La vida es muy corta para hacer lo que no te gusta. Me gustan los videojuegos, pero reconozco que no soy un fanático. Siempre le digo a mi esposa que necesito cuatro horas a la semana para probar mis juegos. Definitivamente es un trabajo muy duro y GameStop es una empresa en donde nuestros empleados tienen pasión por los videojuegos.

En mi caso, tengo que entender a los clientes y conocer cuáles son los juegos más atractivos para ellos. Yo soy muy conocido porque me gusta probar las cosas. Mi teléfono inteligente está lleno de juegos, al igual que la computadora y la tableta. Eso es parte de mi curiosidad intelectual. Mi meta constante es conocer más de esta industria que los CEO de Walmart y Best Buy.

¿Cómo es la industria de los videojuegos?

Es muy competitiva. Hemos intentado crear nuestros videojuegos, pero no nos funcionó muy bien, solamente que en este momento manejamos una plataforma en internet, Kongregate.com, que compite más con Facebook. Sin embargo, no desarrollamos consolas ni pensamos que debamos estar en ese nicho. Nuestra función es vender y tenemos mucha influencia en el desarrollo de videojuegos. Les damos ideas a los fabricantes sobre los gustos y el interés de los clientes.

¿Cuál es el futuro de la industria tecnológica?

Hay mucho cambio. De lo que te das cuenta en las ferias y las actividades de tecnología es que siempre hay productos nuevos y las tendencias para este año serán dinámicas.

Hay una transición de las consolas a las tabletas o a los teléfonos inteligentes, y es algo impresionante. Otra de las tendencias es que habrá menos juegos, pero los existentes tendrán actualizaciones y mejoras, así como más niveles. También se presentará el reciclaje de las tabletas o los teléfonos inteligentes. Nosotros contamos con una fábrica-taller con 2.000 empleados, en donde reparamos consolas y tenemos algunas patentes sobre tecnologías para juegos.

Nos va muy bien con nuestra fábrica de alta tecnología, en donde laboran ingenieros y doctores. Allí hemos logrado patentar varios inventos. Gracias a esta fábrica, vendemos los productos reciclados y por eso algunas calificadoras nos reconocen como una empresa verde.

Ahora existe mucha competencia entre las plataformas de videojuegos. ¿En cuál se enfoca GameStop?

Estamos en todos, porque nuestro enfoque es el consumidor. Me gusta mucho jugar FIFA en Play Station 3, o jugar en el teléfono. Son diferentes plataformas y lo que queremos es unir al cliente en una sombrilla y establecer un diálogo directo con el consumidor.

Tenemos el programa de lealtad PowerUp Rewards, que cuenta con más de quince millones de miembros. Nos comunicamos con ellos mediante correo electrónico o redes sociales como Twitter. Entendemos lo que el consumidor quiere jugar. No hay límites y queremos estar ahí con todo.

¿Cómo compiten contra iTunes y las tiendas de Android?

Nosotros vendemos tarjetas de GameStop y somos uno de los mayores vendedores de las de iTunes. Queremos ser un destino para ese público y también vendemos tabletas con sistema Android precargadas con juegos. Tenemos tres marcas: Samsung, Acer y Asus.

GameStop está presente en 17 países, pero no tiene tiendas en América Latina…

Todavía no estamos en Latinoamérica porque no ha llegado la oportunidad. Nuestra presencia en Europa y Australia se debe a que en 2002 adquirimos Electronics Boutique (EB Games), que era muy fuerte en esos países.

Estamos evaluando América Latina y realmente tengo conocimiento de ese mercado. Como consultor, participé en la creación de muchas empresas y por eso creo que hay mercado para nuestra expansión. El retail en Latinoamérica se desarrolla a pasos agigantados.

¿Ha pensado en crear su propia empresa?

En este trabajo tengo que reinventarme todos los días, creo que eso me hace emprendedor. Me siento muy contento de ser creativo y con una industria tan innovadora como esta, aquí hay mucho trabajo por hacer.

Trabajé muchos años en la firma consultora de gerencia Kurt Salmon, que trabajó en el establecimiento de varias maquilas en Costa Rica. Nuestra labor era tomar la responsabilidad de empezar un negocio y entregarlo a los dueños en un año. Eso se hacía con las multinacionales.

¿Cuán importante es la educación?

La educación es básica, es la herramienta número uno para salir adelante. Me alegra mucho ver tanto compatriota educado y creo que las familias toman la educación como prioridad. No se trata solo de títulos, se trata de mantener curiosidad intelectual. Yo tuve la gran ventaja de que mis padres me motivaron para estudiar.

¿Qué se necesita para ser un empresario o un ejecutivo de éxito?

Creo que lo principal es enfocarse en hacer que quienes te rodean sean exitosos. Dios te puso aquí para que puedas ayudar a la gente a ser mejor.

El buen líder es aquel que mira por la ventana y les da crédito a los demás cuando las cosas salen bien, pero toma la responsabilidad si las cosas resultan mal.

También creo que es necesario tener valores éticos y personales y, sobre todo, ser congruente con ellos. Siempre existe la tentación de ignorarlos, pero allí es donde está el principal problema.

El desarrollo del software crece en la región. ¿Qué necesita América Central para jugar en las “grandes ligas” de los negocios?

Es muy importante el capital de inversión. Yo paso mucho tiempo en Silicon Valley y creo que la clave es que ellos tienen muchas redes de capital de inversión, muy diferente al capital que ofrecen los bancos. Ellos buscan el riesgo a cambio de la tecnología.

También hay que mantener el nivel educativo, desarrollar la infraestructura y crear relaciones con la gente que está en el negocio y con los líderes de la industria. Tenemos que buscar a quienes han hecho sus negocios innovadores anteriormente. En nuestros países contamos con un material extraordinario.

Usted colabora con la Children’s Hospital Costa Rica Foundation (CHCRF)…

Siento un gran cariño por el Hospital de Niños de Costa Rica. Ese centro médico es para sacar un libro por su gran trabajo. Es una gran bendición contar con ellos. Esa gran labor es la que me ha impulsado a colaborar con la CHCRF.

¿Cuáles son sus planes para los próximos años?

En cuanto a los planes profesionales, la prioridad es sacar adelante a GameStop y convertirla en una empresa digital. Los bueno de mi trabajo es que los accionistas me recuerdan si lo que hago está bien o mal. Además cuento con 45.000 empleados por los que debo velar. También tenemos millones de clientes que esperan que GameStop les dé lo mejor.

Personalmente, mi meta es ser buen papá, buen hijo y buen esposo. También trato de ser buen sobrino con unas hermanas de mi mamá que viven en Costa Rica, a quienes trato de llamar todos los domingos para ver cómo están.

Detalle de imágenes
  • Paul Raines, GameStop
    Paul Raines, GameStop

    Paul Raines, GameStop


Noticias relacionadas