Paseo Cayalá, exclusiva "ciudad cerrada" en Guatemala con vivienda por arriba de US$800.000

Paseo Cayalá, Guatemala

Tomado de mrmannoticias.blogspot.com

Fuente: La Opinión Jueves, 10 de Enero de 2013 18:09

Los techos de tejas rojas tienen bóvedas. Los residentes disfrutan de capuccinos y lattes al amparo de sombrillas rojas, en cómodas sillas plateadas de cafés a lo largo de una calle de adoquines.


En los últimos 12 meses, la pequeña elite guatemalteca comenzó a construir el primero de una serie de proyectos que apuntan a crear una virtual ciudad independiente en las afueras de la capital, ajena a la delincuencia y los congestionamientos de tráfico de la urbe. El Paseo Cayalá, de 14 hectáreas, es el primero de estos complejos, que incluyen departamentos, boutiques caras, parques, una iglesia, clubes nocturnos y restaurantes, encerrados todos dentro de un muro blanco de estuco.

Los constructores del Paseo Cayalá dicen que es un sitio que ofrece viviendas para guatemaltecos de distintos estratos sociales. A lo largo de la próxima década, esperan construir proyectos similares en otras 335 hectáreas.

"Para mí, Cayalá le brinda una nueva oportunidad al guatemalteco sin el miedo de fracasar frente la violencia", dijo Diego Algara, director general de una empresa que es dueña de dos restaurantes y una de las discotecas más exclusivas de Guatemala. "Yo me mudé aquí por la conveniencia y porque no me siento seguro en otras partes de la ciudad".

Agregó que la mayoría de sus vecinos son profesionales jóvenes y parejas recién casadas que quieren seguridad.

Los detractores del proyecto dicen que es un duro golpe para las esperanzas de mejorar una ciudad marcada por la pobreza, la delincuencia y la criminalidad, pues si los ricos se van a las afueras, disminuirán los incentivos para hacer algo en torno a la desigualdad que lacera no sólo al país, sino a toda América Latina.

"No podemos creer que un proyecto que es así de rígido, controlado y elitista es un espacio público que le brinda algo a la ciudad cuando no es así", señaló Alejandro Biguria, arquitecto que ha trabajado extensamente en la rehabilitación de espacios en el centro histórico de la capital. "Para ser verdaderamente una ciudad tiene que tener una diversidad socioeconómica y cultural".

Los vehículos ingresan por un portón único y de inmediato desembocan en un garage subterráneo. Tanto residentes como visitantes salen del garage a pie, usando escaleras mecánicas decoradas al estilo art nouveau de las paradas del metro de París.

Abundan los guardias privados uniformados, con pequeños audífonos en sus orejas, muchos de los cuales se movilizan en patinetas motorizadas Segway. A diferencia de centros comerciales y otros comercios de la capital, donde los guardias portan rifles, los de Cayalá llevan pistolas escondidas.

En el centro del complejo se encuentra el edificio municipal donde se reúne la asociación de propietarios. Se trata de un edificio de columnas inspiradas en el Monumento a Abraham Lincoln de Washington y en el Partenón griego, según los constructores.

Como parte de la capital, Cayalá está a las órdenes del alcalde y de las autoridades municipales de la ciudad de Guatemala. Sin embargo, como ocurre con cualquier otra propiedad privada, la policía y las autoridades necesitan un permiso judicial para entrar. Si responde a una denuncia, la policía debe pedir permiso para ingresar.

En Cayalá reina el silencio, lo que contrasta con el ruido de bocinas y de música de banda que truenan en todas las esquinas y en los autobuses de la ciudad de Guatemala. Los visitantes beben chocolate caliente y lattes mientras ven vidrieras. En los altoparlantes sonaba música navideña en inglés en diciembre.

Maritza Alfaro, maestra de 39 años, dice que quedó anonadada cuando visitó por primera vez Cayalá.

Dijo que manejaba por el lugar y le llamó la atención el muro blanco, por lo que decidió ver qué había detrás. "Esto no parece Guatemala", comentó. "Creo que se deberían de construir más sitios de este tipo. Es que, ¡miren lo lindo que es!".

Los constructores de Cayalá compraron la tierra en la década de 1980, pero la construcción comenzó recién en enero del 2011. Esperan seguir ampliando el proyecto a lo largo de la próxima década, dependiendo de la demanda que haya. La constructora trabaja actualmente en una de las iglesias católicas más grande de América.

Pedro Pablo Godoy, uno de los 25 arquitectos que trabajaron en Cayalá, dijo que es el primer proyecto de Guatemala que respeta las normas del Nuevo Urbanismo, un movimiento que promueve la creación de barrios por donde se pueda caminar, con una variedad de viviendas y comercios.

Si bien los super-ricos de Guatemala tradicionalmente residieron en casas y haciendas familiares afuera de la capital, Cayalá aspira a transformar la forma en que los guatemaltecos ven la ciudad. Le apuntan a las generaciones más jóvenes, a las que les puede interesar ir caminando a los comercios, a mercados de campesinos los fines de semana y disfrutar al mismo tiempo de un estilo de vida más cosmopolita. Godoy afirmó que el proyecto podría servir de modelo para otras iniciativas similares en la zona de la capital.

Los precios de las viviendas, que según sus fabricantes, el Cayalá Management Group, van de los US$260.000 a los US$800.000, están fuera del alcance de la mayoría de los guatemaltecos, cuyo salario promedio es de menos de US$300 por mes.

Los constructores, sin embargo, dicen que han vendido el 80% de los departamentos del primer edificio.

Inmaculada Palomares, agente independiente de bienes raíces especializada en propiedades caras, dice que los precios de las mansiones de vecino complejo Encinos de Cayalá cuestan entre US$800,000 y US$1,2 millones.

Godoy afirma que por ahora se ha comenzado a trabajar en solo dos de las siete fases del proyecto y que en el futuro se pondrá énfasis en propiedades para un mercado más amplio.

Afirmó que "si no se crean otro tipo de viviendas para una variedad de mercados, un proyecto como Cayalá es francamente insostenible".

El portal del Cayalá Management Group no menciona viviendas más baratas.

Algunos urbanistas y arquitectos opinan que el proyecto no prosperará.

"Cayalá es un elefante blanco desproporcionado", dijo el arquitecto Carlos Mendizábal, quien trabajó en la reconstrucción del cine Cinelux, una de las primeras cinematecas de la capital construida a principios del siglo XX. "Es un lugar que intenta imitar un centro histórico en la manera que se mueve la gente, que interactúan en el espacio, pero falla precisamente porque no es una ciudad, no es un centro".

Acotó que garantiza la seguridad de quienes pueden pagar por ella y segrega a los más ricos del resto de la población.

"Cayalá vende una ilusión de que todo está bien, de que el mundo es así, pero no está abierto, no es para todo el mundo", explica Mendizábal.

Héctor Leal, ingeniero y gerente general del proyecto de Cayalá, no está de acuerdo y destaca que se trata de una iniciativa del sector privado que no tuvo que sortear una cantidad de obstáculos burocráticos.

"Es la idea, la creación de un espacio público creado por el sector privado", indicó Leal. "Tenemos más control y esto nos permite poder brindar seguridad y generar el tipo de ciudad donde quiere vivir la gente".

Detalle de imágenes
Noticias relacionadas