Facebook icon logo Twitter icon logo Google+ icon logo YouTube icon logo LinkedIn icon logo RSS icon logo

Suscríbase al Newsletter

X Cómo hacer equipos estrella

Cómo hacer equipos estrella

Reciba gratis en su correo este artículo de Harvard Business Review al suscribirse a nuestro newsletter diario.

Asalariados que ganen entre US$338,68 y US$758,33 serían más afectados por aumento de renta en El Salvador

Fuente: El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica Jueves, 01 de Diciembre de 2011 10:40

El fisco se propone obtener US$173 millones adicionales, al pasar de una meta de recaudación de renta de US$1.159 millones a US$1.332 millones, lo cual representaría el 37% de los tributos totales y no el 34% actual.


El asesor tributario Salvador Portal afirma que el Gobierno, en lugar de estar ampliando la base tributaria, la está reduciendo porque una gran masa quedará exenta.

Lo anterior fue admitido por el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, en una entrevista televisiva al señalar que se aumentará el límite exento de renta para personas naturales que ganen de US$2.514,30 a US$4.064 al año, con lo cual se favorecería a 262.815 contribuyentes. "Son unos 82.000 contribuyentes nuevos que no pagarán el impuesto", dijo.

El problema surge en el segundo tramo de la tabla que sirve para calcular la renta, ya que en el anteproyecto de ley presentado por Hacienda a la Asamblea Legislativa, quienes ganen entre US$4.064,01 (US$338,67 mensual) y US$9.100 anuales (US$758,33 al mes) pagarán 10% sobre el exceso de US$4.064,01.

Con la salvedad de que ahora en lugar de agregarle al valor resultante una cuota fija de US$57,14 anual como lo establece la ley vigente, deberán cancelar en concepto de cuota fija US$203.

Lo anterior significa que las personas naturales que anden en esos rangos pagarán alrededor de US$145,86 más en su declaración de 2013.

"Habrá un aumento desmedido en el segundo tramo de la tabla, ya que quienes se encuentren en este rango subsidiarán a la gran masa que no esté liquidando el impuesto", explicó Portal.

Para el abogado tributarista Armando Méndez Llort, al subir los límites mínimos para tributar se está afectando principalmente a los segmentos medio bajo y medio de la población, que son quienes menos pueden deducirse sus costos de vida. "Creemos que el incremento de los porcentajes sobre el impuesto sobre la renta no es una buena medida", afirmó Llort, para quien aplicar alza de gravámenes en una economía deprimida generará una profundización de la crisis económica.

En el proyecto de decreto, el fisco elimina el tope del 25% sobre la renta a las personas con ingresos arriba de US$80.000 al año. Asimismo, las empresas ya no pagarán el 25% sobre sus ingresos sino que el 30%, y se coloca un impuesto adicional del 10% a los dividendos repartidos en efectivo o en especie, excepto la capitalización de acciones. Se prevé ingresos por US$20 millones por el impuesto adicional a los dividendos.

Además, las empresas que obtengan rentas diversas y presenten pérdidas tendrán que pagar un impuesto mínimo del 1% sobre los ingresos brutos, y pagarán el gravamen que resulte mayor: El 30% sobre la renta neta o el 1% sobre los ingresos brutos. "Porque hay muchas personas jurídicas con rentas diversas que siempre presentan su balance fiscal con pérdidas, que no pagan impuesto", recalcó Cáceres.

Esta medida será aplicada a 15.700 contribuyentes.

Asimismo, el fisco está pidiendo un aumento en el pago a cuenta que pasaría de 1,5% al 2%, con lo cual se esperarían US$80 millones en 2012.

Cáceres aceptó que si bien las reformas representan un aumento del impuesto no se incluye a las personas que ganen menos, pues quienes ganen menos de US$533 ya no pagarán impuestos". En la actualidad, no pagan quienes ganan menos de 209 dólares.

Sin embargo, las palabras del funcionario contrastan con la tabla de cálculo del impuesto presentada a la Asamblea, en donde en el segundo tramo se lee que se cobrará 10% a quienes ganen entre US$338,67 y US$758,33 mensuales más US$203.

El proyecto incluye un plan de simplificación tributaria para asalariados puros, en donde la retención será igual al impuesto mensual a pagar. Acá el fisco pretende evitarse la entrega de unas 350.000 devoluciones cada año.

Otro componente importante es que se uniformizarán las deducciones por salud y educación por un monto de US$1.600 (US$800 para cada rubro). Sin embargo, las personas que ganan más de US$758 tendrán que efectuar su trámite con facturas en mano.

Adicionalmente se establecerá un régimen simplificado para las personas con ingresos brutos de hasta US$5.000 mensuales o US$60.000 al año. Estas personas no tendrán que presentar declaración de renta porque Hacienda ajustó las tablas de retención del impuesto a pagar.

"Unos 250.000 contribuyentes van a dejar de hacer declaración de renta porque son asalariados puros los cuales ya van a haber pagado sus impuestos mensualmente con sus retenciones, pero pagarán impuestos a través de las retenciones", concluyó Cáceres.

Nuevo impuesto no cumple con metas del FMI

Varios analistas económicos llegaron a la misma conclusión sobre la reforma al Impuesto sobre la Renta (ISR): esta no será suficiente para cumplir las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “El país está a punto de no cumplir el acuerdo con el FMI”, explicó Mauricio Choussy, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR). El analista económico sostuvo que de no tomar medidas inmediatas, el FMI podría detener desembolsos de créditos aprobados a El Salvador por el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Choussy señaló que si 2011 termina con un déficit fiscal arriba del 4% se tendrá que hacer un mayor esfuerzo para controlar el gasto público del próximo año.

Luis Membreño, economista y analista, señaló que mientras la meta del déficit se mantenga al 2,5% la reforma tributaria solo sería una parte de la solución, porque las medidas propuestas solo tienen un peso del 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB).

Membreño agregó que para reducir el déficit fiscal hay una brecha de US$450 millones que se deben cubrir de alguna forma. Pero aun si la recaudación llega a los niveles que el Gobierno espera, solo serían uno US$200 millones. “El Estado tendría que aportar al menos un punto del PIB, en gastos, para reducir el déficit adonde lo quieren llevar”, agregó Membreño.

El economista Claudio de Rosa consideró, por su parte, que el Gobierno “está pidiendo para seguir gastando”. “Este gobierno tiene recaudación récord y tiene endeudamiento que va para un récord histórico, y todavía le falta hablar de un pacto fiscal. El problema es que a este gobierno no le faltan recursos, le sobran las ansias de gasto y eso lo termina pagando la gente”, sentenció.

Según los cálculos de De Rosa, el déficit fiscal cerrará este año entre 4,3% y 4,4% del PIB, lo que sobrepasa la meta del 3,6% impuesta en el acuerdo con el FMI.

En términos monetarios, el fisco gastó entre US$183 millones y US$163 millones por encima de lo esperado, por lo que en 2011 el déficit estará entre US$970 millones y US$1.000 millones, proyectó el economista.

Según Choussy, la reforma la utilizarán para ganar tiempo del FMI, quien, al ver una reforma fiscal con una reducción en los gastos, sería condescendiente con los gastos de El Salvador.

Por su parte, la Asociación Nacional de la Empresa Privada indica en un comunicado publicado ayer que “un gobierno que gasta más y logra menos no necesita dinero, necesita trabajar mejor”, y afirma que los recursos los utiliza en “clientelismo político”, haciendo referencia a la creciente planilla de empleados públicos.

Medidas para sostenibilidad fiscal sin aumento de impuestos

La Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE) presentó ayer una serie de propuestas para enfrentar los problemas estructurales que aquejan a las finanzas públicas, y de paso atacar la baja recaudación tributaria. “No buscan ser propuestas apaga fuegos o de corto plazo, están diseñadas para irse implementando gradualmente en el corto y largo plazo”, aseguró Rommel Rodríguez Trejo, investigador de la fundación.

Por el lado de los ingresos, FUNDE propone un cambio en el modelo actual del Impuesto sobre la Renta (ISR) con el que se privilegie el principio de renta mundial. Esto permitiría que las personas o empresas que tengan inversiones en el extranjero paguen tributos en el país por las ganancias que obtienen de esas inversiones, como bonos o depósitos por cuentas bancarias.

“Son rentas pasivas que generan capital por estar en una bolsa de valores o por un banco. Es una recomendación de una tasa del 10%”, añadió Rodríguez.

El experto aclaró que no implica una doble tributación, pero sí una integración con las administraciones tributarias de otros países.

Además, FUNDE considera que es el momento de que las zonas francas comiencen, de manera gradual, a pagar el ISR. Según FUNDE, este proceso podría durar cinco años, de manera que las empresas amparadas a este esquema comiencen a pagar un 5% el primer año hasta alcanzar un 25%.

Asimismo, este tanque de pensamiento sugiere implementar el impuesto predial en el que se incluya a los terrenos rurales y urbanos y que con este se dé un tratamiento especial a las tierras ociosas.

En materia de ingresos, la fundación propone un monotributo como parte de un plan de simplificación tributaria.

Este sería un impuesto único que pagarían las micro y pequeñas empresas y que sustituiría al IVA y la Renta. José Ángel Tolentino, coordinador programa “Financiamiento para el desarrollo”, aseveró que las propuestas abordan los problemas estructurales del sistema tributario del país, el cual ha sido analizado a profundidad.

Tolentino subrayó que las propuestas son “política y técnicamente viables” y que no implican alzas a la Renta o al IVA.

Adoptar estas medidas podría aumentar la recaudación en 1 o 2 puntos del PIB, según FUNDE.

Noticias relacionadas