Costa Rica se consolida como líder en la transformación de un café sostenible

23 octubre, 2017
in Category: En la mira
0 0

Costa Rica se consolida como líder en la transformación de un café sostenible

Costa Rica se consolida como líder en la transformación de un café sostenible

Se destinaron más de US$2.240 millones para promover un café eco-competitivo, bajo en carbono y resiliente.

Por Revista Summa

Como parte de los esfuerzos para alcanzar la meta de convertirse en un país carbono neutral en el 2021 y cumplir con el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, Costa Rica ha logrado avances importantes hacia la consolidación del primer NAMA Café del mundo, gracias al apoyo brindado por el Proyecto de Fortalecimiento de la Competitividad y el Desempeño Bajo en Carbono del Sector Café en Costa Rica.

Este proyecto, que inició en el 2014, ha sido financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-FOMIN) y ejecutado por Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, con un abordaje que se centra en aumentar la competitividad del sector cafetalero, promover la adaptación al cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), a través de la investigación, valoración y adopción de tecnologías sostenibles y mejores prácticas de producción.

“Al contar el país con una gran trayectoria en producción de café y un reconocido interés por innovar, se pensó que era el candidato ideal para desarrollar el primer NAMA Café del mundo. Es por esto que, uno de los componentes clave de este proyecto fue apoyar este laboratorio, para buscar soluciones para muchas de las barreras que enfrentaba la consolidación del NAMA Café y que hoy han encontrado respuestas que permiten tener una ruta mucha más clara”, expresó Luis Roberto Chacón, Coordinador del proyecto del BID-FOMIN.

El proyecto contó con la participación de diversos actores y socios, dentro de los cuales están el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto del Café de Costa Rica (ICAFÉ), el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Meteorológico Nacional, la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad de Costa Rica (UCR).

“Uno de los grandes hitos de este proyecto es haber logrado la sinergia entre todos estos actores, lo que demuestra que el sector agropecuario está involucrado y consciente de que el enfoque hacia la carbono neutralidad nos beneficia a todos. Esto permitió consolidar los recursos para impactar más de 3.000 productores, técnicos, beneficiadores y extensionistas del sector”, destacó Marianella Feoli, Directora Ejecutiva de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Entre el 2014 y el 2017, este proyecto recibió Us$1,275 millones en financiamiento del BID-FOMIN, más una contrapartida institucional de US$1,15 millones como respuesta a una serie de políticas nacionales y sectoriales que promueven y colaboran para para fortalecer la actividad cafetalera y llegar a la meta de Costa Rica Carbono Neutral para el 2021; aunque en el último año la iniciativa escaló a todo el sector agropecuario, con la implementación de acciones en ganadería y otras actividades agrícolas.
Logros: Investigaciones demuestran que es posible reducir emisiones en el sector cafetalero.

Uno de los resultados esperados del NAMA Café es construir un sector cafetalero que sea más competitivo y que al mismo tiempo sea capaz de implementar acciones para reducir las emisiones.
En esa línea, con este primer laboratorio realizado bajo la iniciativa del NAMA Café, el FOMIN decidió financiar una serie de investigaciones, que involucraron a 760 participantes y evaluaron prácticas centradas en fincas y en beneficios, para medir su potencial para aumentar eficiencia, reducir costos y emisiones.

El primer piloto desarrollado en fincas, “Eficiencia en la aplicación de fertilizantes”, recomendó las fuentes y dosis de fertilizantes nitrogenados, aplicados al cafetal, que presentan la menor emisión de GEI sin afectar la productividad del cultivo, a partir de un estudio en la zona de Los Santos y el Valle Occidental, a cargo del ICAFÉ y el INTA.

Este estudio, determinó que las emisiones por óxido nitroso (N2O) que genera la actividad del café por la fertilización en fincas son menores a las que conocía el sector, pues según el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero 2012, se producen entre 2,92 y 7,78 kilogramos de N2O por hectárea al año, mientras que la investigación registró que la emisión está entre 1,27 y 0,97 kilogramos de N2O por hectárea al año.

Igualmente, se implementó el piloto en fincas “Actividades de Adaptación Climática”, que por medio de Adapta2+ y el Consorcio de Cooperativas Cafetaleras COOCAFE, con apoyo financiero del Fondo de Adaptación, capacita y sensibiliza a productores y técnicos sobre el cambio climático y prácticas para aumentar resilencia, beneficiando a 165 personas en 24 fincas; y el piloto “Adopción de sistemas agroforestales más densos”, a cargo del CATIE, que midió las emisiones de diferentes sistemas agroforestales de las 8 regiones cafetaleras y evaluó cuál era el tipo de sombra más adecuada para aumentar la captura de carbono en el cafetal.

Por su parte, el primer piloto realizado en 20 beneficios fue el de “Sistemas de Aspersión”, gestionado por la UNA, que encontró que el sistema de manejo de aguas residuales por aspersión en pasto estrella genera menos emisiones que los sistemas convencionales más usados en el país. También, este piloto permitió concluir que, en el tema de manejo de pulpa (residuos orgánicos) el composteo muestra niveles menores de emisión.

Finalmente, el piloto de “Uso de pulpa como fuente de energía”, realizado por la UCR, evaluó la viabilidad técnica de la gasificación como una alternativa para generar energías limpias que mantengan la eficiencia energética y la rentabilidad financiera del beneficio, generando menos contaminantes que la leña y la generación eléctrica.

A los logros a través de estos pilotos se suman, la dotación de seis estaciones meteorológicas nuevas para la Red del ICAFE, que permiten fortalecer la plataforma de alerta temprana de riesgo de enfermedades como la “roya” y el “ojo de gallo”; y los procesos de capacitación que impactaron a más de 2.000 productores y técnicos, quienes ahora tienen mayores posibilidades de adaptarse al cambio climático, entre muchos otros resultados.

“En el contexto del Acuerdo de París, en el que se definió que para el 2050 todas las economías del mundo debían ser carbono neutrales, Costa Rica es un país que cuenta con muy buenas condiciones para competir y diferenciarse ya que tiene una gran eficiencia en términos de emisiones de CO2 y se ha distinguido por innovar, incluso con la meta voluntaria de ser carbono neutral para el 2021.

La NAMA Café responde a esa tradición innovadora de Costa Rica y nuestro sector cafetalero se dirige hacia ese proceso, por lo que este proyecto representa un logro hacia la consolidación del país como un laboratorio para descarbonización de la economía, que pueda escalarse a nivel global”, concluyó Andrea Meza, Directora de la Dirección de Cambio Climático del MINAE.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos