Costa Rica se consolida como un laboratorio de descarbonización de la economía y el agro

13 noviembre, 2017
in Category: En la mira
0 0

Costa Rica se consolida como un laboratorio de descarbonización de la economía y el agro

Costa Rica se consolida como un laboratorio de descarbonización de la economía y el agro

Costa Rica culmina con éxito proyecto para promover la eco-competitividad, carbono neutralidad y adaptación al cambio climático del sector agropecuario.

Por Revista Summa

Tras cuatro años de trabajo, Costa Rica finaliza con éxito el desarrollo de un laboratorio de investigación, medición e implementación de acciones climáticas y estrategias en el sector agropecuario, que coloca al país como un referente en la ruta mundial hacia la competitividad y adaptación al cambio climático.

Los resultados de esta iniciativa se produjeron en el marco del proyecto de “Fortalecimiento de la Competitividad y el Desempeño Bajo en Carbono del Sector Café en Costa Rica”, financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-FOMIN) y ejecutado por Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Con el Acuerdo de París comprometiendo a todas las economías del mundo a ser carbono neutrales para el 2050, Costa Rica asumió un papel de liderazgo, gracias a su declaratoria voluntaria de ser el primer país carbono neutral del mundo en el 2021, por lo que, el desarrollo de este proyecto refleja esa tradición innovadora y consolida al país como un laboratorio de descarbonización de la economía, cuyas experiencias y aprendizajes pueden escalarse a nivel global. Mostrando al mundo que es posible.

“El sector agropecuario y los productores costarricenses, sobre todo, enfrentan muchos retos para mantenerse competitivos y adaptarse al cambio climático, así que este proyecto representa un avance clave; pero, además, con esta iniciativa, el agro se convierte en un importante contribuyente en la reducción de emisiones, para alcanzar la carbono neutralidad”, explicó Luis Roberto Chacón, coordinador del proyecto.

El proyecto contó con la participación de diversos actores y socios, dentro de los cuales destacan están el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Dirección de Cambio Climático (DCC) del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE), el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Meteorológico Nacional, la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad de Costa Rica (UCR).

“Uno de los grandes hitos de este proyecto es haber logrado la sinergia entre todos estos actores, lo que demuestra que el sector está involucrado y consciente de que el enfoque hacia la carbono neutralidad nos beneficia a todos. Hemos apoyado al agro para consolidar las conexiones que se pueden lograr entre ser competitivo, bajo en carbono y adaptado al cambio climático, para con esto mejorar las condiciones de vida de los productores”, destacó Marianella Feoli, Directora Ejecutiva de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Entre el 2014 y el 2017, este proyecto recibió $1,2 millones en financiamiento del BID-FOMIN, más una contrapartida institucional por parte de los socios nacionales de US$1,15 millones, como respuesta a una serie de investigaciones, pilotos, políticas nacionales y sectoriales frente al cambio climático.

El proyecto inició con el fin de apoyar al primer NAMA Café del mundo, que está siendo implementando por Costa Rica, pero el potencial demostrado por el país en el tema climático hizo que los recursos se destinarán también a otras áreas, escalando los resultados a la ganadería y otras actividades.

Dentro de los logros destacados en el sector cafetalero, se pueden mencionar un mejor conocimiento de la cantidad de GEI en fincas y beneficios, apoyo en la consolidación del NAMA Café y avance hacia una caficultura carbono neutral. Fue necesario conocer cuántos gases de efecto invernadero emiten las actividades en fincas y beneficios, así como las prácticas que pueden reducir esas emisiones, por lo que, se financiaron diversas investigaciones y pilotos en temas como uso de fertilizantes, sistemas agroforestales, manejo de aguas residuales, de pulpa, y generación de energías limpias.

“Hoy no solo contamos con una ruta más clara a nivel técnico, con el conocimiento de cuáles son esas prácticas que generan menos emisiones, sin afectar la productividad; sino que, además, tenemos información actualizada acerca de los factores de emisión y de nuestro desempeño climático, para cuantificar los avances del país en indicadores reflejados en el inventario nacional de gases efectos invernadero”, agregó Chacón.

Adicionalmente, se realizaron estudios de diferentes fincas y beneficios que están implementando prácticas sostenibles, para sistematizar sus experiencias, tener un análisis económico y poder impulsarlas en más productores nacionales. Se trabajó el tema de adaptación mediante capacitaciones a productores y técnicos, y se dotó a la Red del ICAFE de seis estaciones meteorológicas nuevas para fortalecer la plataforma de alerta temprana de riesgo de enfermedades como la “roya” y el “ojo de gallo”.

El enfoque de investigación de prácticas y adaptación se mantuvo también en los esfuerzos realizados en ganadería y agricultura, ya que se estudiaron fincas modelo para conocer sus prácticas y se trabajó fuertemente en la transferencia de conocimientos, mediante capacitaciones y vitrinas tecnológicas (fincas), en las que se pusieron en marcha las diversas prácticas, tanto en lechería, como en cría, engorde y genética animal, y se organizaron días de campo para mostrar a los ganaderos los resultados.

En cuanto al apoyo en el avance del NAMA Ganadería se financió la compra de un software para recopilar información y registrar el desempeño de las 41 fincas participando en pilotos en Lechería, contribuyendo a fortalecer la métrica climática del sector agropecuario.

También, el proyecto realizó estrategias sectoriales que impactaron diversas actividades agropecuarias. Se analizaron las brechas que enfrentan los micro, pequeños y medianos productores para obtener financiamiento para acciones climáticas y se elaboró una propuesta para superar estas barreras; se apoyó la creación de Agendas Climáticas en todas las regiones agropecuarias del país como un insumo muy importante para la Estrategia Nacional de Adaptación y se dio impulso a la implementación de la Estrategia de Desarrollo Ganadero Bajo en Carbono, mediante una consultoría para fortalecer la gestión empresarial de las 11 Cámaras Ganaderas de la Región Chorotega.

“El reto del país y el compromiso de los actores públicos y privados que fueron pieza clave en este proyecto es seguir trabajando en la implementación de acciones climáticas y transfiriendo este conocimiento y prácticas a otras áreas”; concluyó Feoli.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos